Catar pide calma ante crisis diplomática tras acusaciones de “terrorismo”

Tiempo promedio lectura
2 minutos
% leído

Catar pide calma ante crisis diplomática tras acusaciones de “terrorismo”

Junio 06, 2017 - 12:10
Publicado en:

La medida generó caos en Catar y dio pie a la crisis diplomática más grande en el Golfo Pérsico desde la guerra de 1991 contra Irak.

DOHA. El ministerio de Relaciones Exteriores de Catar llamó este martes al diálogo e insistió en que el vínculo con Estados Unidos iba a seguir siendo fuerte, pese a la tormenta diplomática después de que Arabia Saudita y sus aliados rompieran las relaciones acusando al país de “terrorismo”.
En un discurso difundido por la cadena Al-Jazeera, el ministro de Relaciones Exteriores, Mohamed bin Abdul Rahman Al Thani, llamó “a un diálogo abierto y honesto” para resolver la crisis.
El lunes, Arabia Saudita y en sintonía Baréin, Emiratos, Egipto, Yemen y las Maldivas cortaron las relaciones con Catar por acusaciones de que el país apoyaba al “terrorismo”.
Doha ha negado estas acusaciones, que han desatado la peor crisis diplomática que ha afectado a la región en varios años.
Como consecuencia de la decisión de Riad, Catar fue expulsado de la coalición árabe liderada por Arabia Saudita que apoya al gobierno de Yemen en el conflicto con los rebeldes.
Abdul Rahman insistió en que no va a haber una “escalada” por parte de Doha, que es desde hace tiempo un aliado importante de Washington.
El lunes, Estados Unidos tuvo una reacción comedida e invitó a los países del Golfo a permanecer “unidos”.
Pero desde hace tiempo Washington observa con creciente sospecha los supuestos vínculos de Doha con grupos como la organización islamista palestina Hamas y los Hermanos Musulmanes.
El ministro dijo que los vínculos de Catar con Estados Unidos son complicados, pero que van a seguir indemnes.
“Nuestra relación con Estados Unidos es estratégica”, dijo Abdul Rahman. “Hay cosas en las que no concordamos, pero nuestras áreas de cooperación superan con creces las de discordia”, agregó sin dar detalles.
Estados Unidos tiene una gran base aérea en Al Udeid, al suroeste de Doha, donde están estacionados 10.000 de sus soldados y que es crucial en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.
Catar será la sede del mundial de fútbol de 2022.
Las medidas de los países
Arabia Saudí cerró su frontera terrestre con Catar, por donde la pequeña nación del golfo importa la mayoría de sus alimentos, lo que provocó compras de pánico en los supermercados.
Arabia Saudí, Egipto, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos comenzaron a retirar a su personal diplomático en Catar, mientras que las aerolíneas regionales anunciaron que suspenderían sus vuelos a Doha, la capital catarí.
El gobierno de Yemen también rompió relaciones con Catar, al igual que Maldivas y uno de los gobiernos libios rivales.
Los países adoptaron la medida apenas dos semanas después de la visita del mandatario estadounidense Donald Trump a Arabia Saudí, donde se había comprometido a mejorar los vínculos con Riad y El Cairo para combatir el terrorismo y contener a Irán.
El secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, atribuyó la decisión a discrepancias de larga data y exhortó a las partes implicadas a que las resuelvan.
Arabia Saudí dijo que tomó la decisión porque Catar “acoge a varios grupos terroristas y sectarios que tienen el propósito de desestabilizar la región”, como la Hermandad Musulmana, Al Qaeda, el grupo Estado Islámico y otras organizaciones armadas a las que apoya Irán en la conflictiva Provincia Oriental del país